Planificando el viaje

Añadir imagen
Noruega es uno de los países más afortunados del planeta. A las tierras de los intrépidos Vikingos la naturaleza ha regalado un paisaje impresionante. Más de la mitad de Noruega la ocupan montañas y glaciares óptimos para la práctica del esquí y el excursionismo, mientras que la costa se rompe en miles de islas o se ve penetrada por decenas de fiordos que constituyen el principal reclamo turístico. Pero además de preciosos paisajes, noruega es probablemente el pueblo más rico del planeta, gracias a sus innumerables recursos energéticos y naturales.

Existen muchas formas de llegar a Noruega, en tren, en coche, autobús, avión y barco. Por comodidad y por rapidez nosotros realizaremos el viaje en avión. La posibilidad para volar de España a Oslo son muchas. las compañias Iberia, SAS, Norwegian, disponen de vuelos diarios. Otras compañías como Sterling y Braathens disponen de vuelos semanales. Nosotros después de mirar durante bastante tiempo precios decidimos volar con Czech airlines eso sí haciendo escala en Praga. Una vez en Noruega cogemos dos vuelos internos con la compañía Wideroe, compañía que tiene unos precios muy competitivos. Una buena opción para comenzar a planear tus vacaciones es mirando en alguno de los localizadores de vuelos que existen en Internet como pueden ser Rumbo, Terminal A...

En Noruega es bastante fácil desplazarse, pero en ocasiones las grandes distancias serán un problema que se debe solucionar tomando vuelos internos o viajando en tren. Los trenes en Noruega son carísimos y tampoco cubren todo el territorio ya que solamente llegan hasta Bodo. Casi todas las rutas del tren recorren paisajes que ofrecen al viajero escenarios impresionantes y vistas de una naturaleza virgen entre pueblos, montañas y fiordos. La más famosa de estas líneas es la llamada Bergen Railway, una ruta que cubre el trayecto Oslo - Bergen pasando por la meseta montañosa más extensa del norte de europa, el Hardangervidda, el valle de Flam y el importante fiordo de Aurland.

Por otra parte en autobús se puede llegar a cualquier parte del país, aunque también son caros y para distancias largas no son excesivamente recomendados. Existen líneas de autobuses que recorren el país todos los días del año, especialmente desde la zona de Oslo y la región de los fiordos. En la parte más septentrional de Noruega, donde no hay ferrocarril, existe un servicio de autobuses que sustituye al tren.

Por lo tanto el mejor transporte para moverse por Noruega es el coche. Este país cuenta con una excelente red de carreteras, que en algunos tramos discurre por maravillosos parajes naturales. Nosotros realizaremos nuestro viaje en coche de alquiler. Existen como en todos los países múltiples agencias de alquiler pero nosotros hemos alquilado nuestro coche a través de la compañía benelux car.

Para circular por el país es necesario el carné de conducir español. Conviene llevar un buen mapa ya que los desvíos son frecuentes y a veces las indicaciones resultan confusas. Nosotros en esta ocasión hemos utilizado dos tipos de mapas de carreteras, uno de la compañía freytag & berndt que ya usamos en Islandia y otro proporcionado por la oficina de turismo de Noruega. Para viajar en coche es necesario dispones de tiempo. Los caminos trazados sobre el mapa son engañosos y la belleza del paisaje seguramente obligan a parara menudo. A esto hay que añadirle la necesidad de tomar transbordadores.
El límite de velocidad en carreteras nacionales suele ser de 80 km/h, en autovía entre 80 y 90 km/h y en algunos tramos de 100 Km/h. En las zonas urbanas la velocidad esta limitada a 50 km/h y en ocasiones 30 km/h. En la carretera se debe estar atento a las señales que advierten de la presencia de animales, ya que encontraremos muchos alces y renos en la calzada.

Como en todos los países escandinavos es obligatorio para los vehículos conducir con los faros encendidos durante todo el día, incluso en verano. Al igual que en España, es obligatorio el uso del cinturón de seguridad. Las infracciones están sujetas a multas muy severas.
Las reglas de aparcamiento pueden variar bastante según donde estemos. Hay que tener en cuenta que en Noruega está prohibido aparcar a una distancia inferir a 5 metros de un paso de cebra. En las ciudades las normas de aparcamiento son muy estrictas. Las infracciones pueden acarrear fuertes Sanciones.
Por razones medioambientales, los precios de la gasolina y el Diesel son relativamente altos. Sin embargo, las gasolineras fijan sus propios precios y, por lo tanto, estos pueden variar de un lugar a otro. En las montañas y en zonas remotas puede haber mucha distancia entre gasolineras.

Otra posibilidad de viajar son los transbordadores, que funcionan desde muy temprano por la mañana, hasta bien entrada la noche, prestando un servicio continuo, sin largas esperas, incluso en la época de mayor tráfico veraniego. Normalmente no se hacen reservas y los billetes se compran a bordo.

Los diferentes hospedajes en Noruega van desde los hoteles de lujo hasta las casa privadas que alquilan habitaciones. Lógicamente los precios varian en función del alojamiento escogido, pero lo general es que nos encontremos con precios altos. Sin duda uno de los alojamientos más baratos y con mucho hauge son los campings. hay más de 1000 en todo Noruega y están muy bien equipados. Es una buena alternativa si se viaja en coche y en algunos de ellos se pueden alquilar una especie de bungalows. Otra posibilidad barata, hablando de Noruega, son los Albergues o Vandrerhjem. Estan distribuidos por todo el país, y este ha sido el alojamiento que nosotros hemos elegido en casi todas nustras etapas. Suelen tener dormitorios y también habitaciones individuales y dobles.
No hay límite de edad y os saldrá más barato si os llevaís sacos de dormir. Casí todos los albergues incluyen el desayuno. Otra forma de abaratar el precio de la habitación es teniendo el carné del alberguista, con lo que te harán un descuento de aproximadamente 15%. Las habitaciones en casa privadas, Husroms, salen bastante baratas en comparación con las pensiones, aunque la privacidad es menor. Las pensiones o casas de huespedes, Pensjonat y Gestjheus, son algo más baratas que los hoteles. No suelen tener baño en la habitación, pero son muy confortable, casí todas incluyen el desayuno. Finálmente tenemos los hoteles que son muy caros, aunque puedes encontrar alguna buena oferta mirando páginas tipo booking.

Algo imprescindible antes de viajar a un país, y es informarse del mismo.
En las librerías encontraremos cientos de guías de viaje a cerca de Noruega, tanto en español como en inglés, Nosotros finalmente nos decantamos por dos guías en español. La primera "Noruega el país de los fiordos, de la colección mundo insólito. Una guía muy sencilla y gráfica, sin grandes textos pero que explica a la perfección. Además es de la misma editorial que usamos en nuestro viaje a Islandia y nos funcionó perfectamente. Y la segunda guía que hemos usado es la "Guía Azul" que completa a la perfección a la anteriormente comentada.


Un poco de historia

Los primeros habitantes noruegos se establecieron hace más de diez mil años, al final de la era glaciar. El retroceso de los glaciares hacia el Norte facilitó que estos cazadores-recolectores avanzaran junto a las manadas de renos hacia las tierras septentrionales. La era vikinga marcó el final del período prehistórico en el año 793 d. C., cuando los piratas nórdicos asaltaron el monasterio de Lindisfarne, en Inglaterra; fue en esta época cuando Noruega originó un mayor impacto en la historia.

Durante el siglo IX, los vikingos se extendieron por el oeste y el suroeste de Europa, dejando asentamientos a su paso. El líder vikingo y rey de Oslo Harald I Harfager agrupó por primera vez el país hacia el año 900, y el rey Olaf, que acogió el cristianismo en sus conquistas, inició la conversión de su pueblo un siglo más tarde. Los vikingos, experimentados marineros, fueron los primeros en cruzar el océano Atlántico. Eric el Rojo, hijo de un exiliado noruego en Islandia, colonizó Groenlandia en el año 985. En 1001 su vástago Leif Eriksson fue posiblemente el primer europeo que exploró la costa de América del Norte, al desviarse de la ruta Noruega-Groenlandia. La era vikinga finalizó en 1066, cuando el rey noruego Harald Hardrade fue derrotado en la batalla de Stamford, en Inglaterra.
Oslo surgió como centro de poder en el siglo XIII, y su prosperidad se mantuvo hasta mediados del siglo XIV, cuando la peste negra diezmó su población. El tratado de Kalmar (1397) proporcionó la unión administrativa de los tres reinos escandinavos. Dinamarca se anexionó Noruega, formando una unión que se mantendría durante cuatrocientos años, época en la que Noruega sufriría una progresiva decadencia . En 1814 Noruega, que había adoptado su propia constitución, fue cedida a Suecia; se acordó mantener la Constitución de 1814 si aceptaban al rey sueco. El creciente nacionalismo propició su independencia, conseguida de forma pacífica, en 1905. Los noruegos votaron a favor de la monarquía en detrimento de la república y se proclamó rey al príncipe danés Carlos, conocido como Haakon VII.

Pese a su neutralidad en ambas guerras mundiales, los nazis ocuparon los puertos de Oslo, Stavanger, Trondheim y Narvik en 1940. El rey Haakon estableció un gobierno en el exilio y entregó la flota noruega a la causa aliada. El activo movimiento de resistencia resultó determinante en el enfrentamiento con las tropas hitlerianas, que arrasaron, en su retirada, muchas ciudades y pueblos del Norte. La familia real volvió a Noruega al término de la contienda.
En 1960, Noruega se unió a la European Free Trade Association, asociación compuesta por Islandia, Liechtenstein y Suiza junto al país escandinavo, pero se ha mostrado reticente a formalizar acuerdos con otras naciones. En los años setenta, los hallazgos de petróleo y gas natural en el mar del Norte trajeron prosperidad al país; desde entonces, Noruega se precia de contar con uno de los niveles de vida más altos del mundo.
Aunque Noruega cuenta con cierta concesión de privilegios comerciales por parte de la Unión Europea como miembro de la EFTA (junto a otros países europeos que no son miembros de la UE, como Islandia, Suecia, Suiza y Liechenstein), continúa permaneciendo fuera de ésta y de momento ha rechazado todo compromiso en posicionarse a cerca de temas como la pesca, la caza de ballenas u otro asunto de tipo económico.
Mientras la mayoría de los votantes noruegos se manifiestan en contra de recibir órdenes de Bruselas y esperan conservar sus controles y subsidios internos, mucha gente -especialmente de la ciudad y de la parte sur del país- reconoce que Noruega no puede permanecer siempre aislada de la economía mundial.


Himno y bandera:

Los Vikingos

Los vikigos fueron muchas cosas a la vez, piratas, navegantes, saqueadores, aventureros, descubridores, colonos, mercaderes, conquistadores, soldados, mercenarios... Pero fue su faceta de guerreros, guerreros del mar, lo que más aterrorizó a sus contemporáneos y lo que les ha dado mayor fama en la posterioridd. De elevada estatura, corpulentos y fuertemente armados, los vikingos causaban impresión alli donde iban. Un viajero musulman describe así a los que vio en Rusia "son altos como palmeras y tienen las mejillas rojas. No usan túnica ni caftán. Los hombres llevan una capa que les cubre la mitad del cuerpo, mientras que un brazo queda al descubierto. Cada uno lleva consigo un hacha, una espada y un cuchillo, armas que do deja nunca de sí. Sus espadas son anchas y planas, con acanaladuras al estilo de las armas francas".

El manejo de las armas era, lo primero que distiguía a los vikingos. Las sagas, epopeyas escritas en los siglos XII y XIII que relatan las gestas de los reyes y guerreros noruegos, están llenas de ejemplos al respecto. El entrenamiento con las armas era algo esencial para cualquier hombre libre. El armamento típico de un guerrero vikingo comprendía la espada y el escudo, la lanza, el hacha, jabalinas o venables, el arco y las flechas, y de cada una de ellas se organizaban competiciones, con premios para los vencedores. En Dinamarca se ha hallado campamentos militares diseñados con gran precisión, que sin duda sirvieron como lugar de entrenamiendoto de las tropas vikingas.

Desde finales del siglo VIII estos guerreros escandinavos se lanzaron a un formidable movimiento expansivo, protagonizando una larga sucesión de expediciones marírimas por el Atlántico norte. Algunas de ellas llevaron a la colonización pacífica de territorios desiertos poco poblados, como las islas Feroe, Islandia, las islas Shetland, las Órcadas, parte de Escocia y un poco más tarde Groenlandia y terranova. En otros casos, en cambio, se trató de expediciones de piratería o comerciales, sin que haya una clara frontera entre una y otra acticidad. Los vikingos fueron formando ejércitos profesionales que practicaban la piratería a gran escala y la extorsión de los poblaciones de los países que invadían, con el cobro de cuantiosas sumas de dinero, lo que podía terminar con la ocupación militar de los territorios atacados. Finalmente aparecieron grandes ejércitos organizados y financiados por miembros de las dinastías reales escandinavas, que tenían como objetivo la obtención de botín o la conquiesta. Toda expedición era anunciada en el Thing (Parlamento). Allí se daba a conocer públicamente el proyecto y se establecía que el leding, el conjunto formado por las tropas y los barcos, debía concentrarse en un lugar determindado, generalmente un fiordo. También se calculaba el número de naves necesarias y se invitaba a acudir a los guerreros de la región o del país. Estos combatientes debían tener más de 20 años y menos de 60, y se les seleccionaba entre los más fuertes y valientes. En una tabla se iban anotando los guerreros escogidos para el fylking (el ejército), entre los que podía haber tanto nacionales como extranjeros. Los guerreros seleccionados en cada fylki o lugar recibían la ayuda y el apoyo de todos los habitantes de la región, pues la participación en una expedición importante daba renombre tanto al guerrero como a su población de origen.
La expedición se planificaba y organizaba con todo detalle. Se preparaban las vitallas, la impedimenta y las armas de la tropa, espadas, hachas, jablainas, lanzas, hondas, arcos y flechas. Incluso las piedras del lastre que se cargaban en la nave para equilibrarla podían utilizarse como armas arrojadizas. Como elementos defensivos se empleaban yelmos, de cuero endurecido, por lo que han desaparecido con el paso del tiempo, y escudos de madera con refuerzos de hierro y cuero, así como ropajes con protecciones también de cuero, algunos con cota de malla.

Durante la travesía, los guerreros vikingos más prominentes se situaban en la proa del barco. A bordo del navío del jefe de la expedición y en puesto destacado se colocaa un guerrero elegido por su notoriedad y valentia, al que se encargaba portar el fáni, la bandera de guerra; junto a él se situaba el Stallare, lugarteniente del jefe y su hombre de máxima confianza. La travesía no era ningún crucero de placer. El espacio a bordo de un barco vikingo era muy reducido y como además las naves debían transportar una voluminosa impedimenta, es obvio que los combatientes viajaban hacinados. Hay que tener en cuenta que la distancia entre los barcos de remeros era de menos de un metro. Además, no debía ser tarea fácil mantener unida una flota compuesta a veces por casi un centenar de naves de muy distintas características, a lo largo de una travesía por las siempre impredecibles aguas del mar del norte.
El desembarco en tierra firme debía de ser para los expediionarios como una liberación. Normalmente, los invasores establecían una cabeza de puente en un lugar poco accesible, por ejemplo, una isla cercana a la costa. Los vikingos eran insuperables en el arte de las construciones defensivas y en pocas horas podían fortificar sus campamentos con ingeniosos sistemas de protección que obligaban a los contrarios a luchar en condiciones de inferioridad. Ello era tanto más necesario cuanto tenían que invernar en un territorio hostil, guardar el fruto de sus rapiñas y resistir a un enemigo que muchas veces les superaba en número.
LLegaba entonces el momento de lanzar sus ataque. La estrategia militar de los guerreros escandinavos se basaba en la sorpresa y el terror, lo que les permitión entrentarse con éxito a fuerzas teóricamente más poderosas. Así, una vez en tierra, requisaban los caballos de l a población para reaizar incursiones por el interior del país. Su gran ventaja táctica consisitía en su movilidad y rapidez, que les permitía llevar a cabo ataquues por sorpresa y que al mismo tiempo les confería una gran librertad para actuar en territorios que les eran desconocidos.En caso de llegar a tener que enfrentarse con un ejército enemigo en campo abierto, ponían en práctica diversas tácticas de combate. Una de ellas, de tipo defensivo, era la formación llamada "el muro de escudos", en la que cada guerrero colocaba su escudo de forma que se solapaba con el del vecino, creando de este modo una línea impenetrable. Otra formación era la llamaa svinefilking, "la formación del cerdo".Según las sagas, fue inventada por el propio Odín, el dios escandinavo de la guerra y de la sabiduría, y estaba compuesta por secciones de guerreros colocados a modo de cuña, seguidos de grupos de arqueros y honderos.
En los países que invadían, los vikingos tenían un único ojetivo: saquear, aunque a veces podían conformarse con una generosa indemnización por no hacerlo. Igualmente, recibían grandes sumas por el rescate de prominentes personajes que secuestraban. En ocasiones también se convirtieron en mercenarios al servicio de alguna facción en lucha con otra, o para mantener determinadas regiones libres de la presencia de otros vikingos. En algunos casos establecieron en los países ocupados un efectivo sistema de recaudación de impuestos que también puede llamarse de extorsión. El sistema recibió el nombre de danegeld, un pago obligado al ejército de ocupación danés en dinero, joyas, bienes o víveres y provisiones. Los guerreros que participaban en la expedición recibían la parte del botín que les correspondía, que luego repartían entre sus allegados. Sus victorias y las riquezas capturadas les otorgaban un gran prestigio social, algo muy importante en el mundo de los vikingos. Las expediciones afortunadas eran cantadas y narradas por los skjalds o escaldos, los trovadores nórdicos, que ensalzaban las hazañas llevadas a cabo por los guerreros vikingos en tierras lejanas. Hubo soldados profesionales que participaron en este lucrativo negocio y algunos debieron quedar bastante satisfechos con los resultados obtenidos, pues repitieron la experiencia varias veces. Un ejemplo para la posteridad ha quedado grabado en una piedra rúnica de la parroquia de Orkesta, en Suecia, en la que puede leerse: Karsi y (...)hicieron grabar esta piedra a la memoria de Ulf, su padre, que dios ayude a su espíritu y la madre de dios. Ulf que ganó tres dane en Inglaterra. El primero la leva de Tosti. Después la de Torkel. Después lad e Canuto.

Veamos ahora como se desarrolló una expedición vikinga típica, la que en 994 emprendio Olaf Tryffvason, que luego sería rey de Noruega. Olaf se entrenó en las armas con los vikingos de Nóvgorod y se convirtió en un consumado pirata en las aguas del Báltico. En el año 991, con poco más de 20 año, saqueó las costas del sur de Inglaterra e infligió una terrible derrota a las tropas anglosajonas en la batalla de Maldon. Obtuvo 10000 libras de plata por poner fin al saqueo y regresar a su país, el primer danegeld de los muchos de Inglarterra tendría que pagar a los vikingos durante el período.
Tres años después Olaf se alió con Sven Haraldsson, rey de Dinamarca, para ornaizar una nueva expedición de extorsión contra Inglarerra. Dirigieron sus fuerzas contra Londres, pero la cuidad resistió los sucesivos ataques. Los vikingos no querían mantener un largo asedio y cambiaron de táctica; Requisaron caballos y recorrieron varias regiones del sur de Inglaterra, que fueron saqueadas, ante la impotencia de Ethered II el monarca inglés. El rey se vio obligao a pagarles un rescate de 16000 libras de plata para que cesasen en sus correrías, además de suministrarles avitallamiento durante el invierno, hasta que regresasen a sus países Con este enorme rescate lo único que consiguieron los ingleses fue subvencionar los ejércitos vikingos para que volviera de nuevo a exigir cantidades cada vez más fabulosas; en la páctica, Inglarerra estaba financiando su propia conquista.
Sven y Olaf regresaron a sus respectivos países con un cuantiosos botín. Olaf utilizó su fortuna para financiar la conquista del trono de Noruega, que alconzó al año siguiente, en 995. También hizo construir una flota de barcos de guerra, entre los que figuraba la Ormen lange, una nave de guerra, de tipo drakkar, con una dotación de 68 remeros, la más imponente que se había construido hasta entonces.Pocos años después, en Inglaterra Ethelred II, tomó una decisión que resultaría fátidica. El 13 de noviemre de 1002 ordenó masacrar a un gran número de colonos daneses y a sus familias, que se habían asentado en el país. Por desgracia para Ethelred, entre las víctimas se encontraba Gunhikda, hermana de Sven, rey de Dinamarca, y que estaba casada con Palling, conde de Devonshire, un noble de ascendencia inglesa. Erigido en vengador de su hermana y de sus paisanos, Sven emprendió una serie de expediciones contra Inglaterra. En 1003-1005 consiguió un rescate de 24000 libras, en 1006-1007 fueron 36000 libras y en 1009-1012 la suma ascendió a 48000 libras.

En agosto de 1013, el propio Sven se decidió a invadir Inglarerra. Desembraco en la isla de Sandwich con un fuerte ejército y tras una fulgurante campaña la resisitencia inglesa se derrumbó. E l23 de diciembre, víspera de Navidad, Sven fue proclamado por la witenagemot (asamblea de los nobles anglosajones) rey de toda Inglaterra, mientras que el destronado rey Ethelred, su esposa y sus tres hijos huyeron al ducado de Normandia, donde quedaron bajo la protección de Ricardo II. Sven murió poco después. Su hijo Canuto, que más tarde sería llamado el grande, lo sucedión en el trrono de Inglaterra y Dinamarca. En 1018 licenció su ejercito de vikingos, a los que recompensó generosamente con parte de los impuestos que había recaudado en su nuevo reino; 82500 libras de plata.
Canuto conservó 40 barcos con sus dotaciones de experimentados guerreros para defender Inglaterra. Las sagas relatan que se hizo construir un barco con capacidad para un total de 120 remeros.Los reyes daneses de Inglaterra no fueron los únicos vikingos que triunfaron como conquistadores y fundaron Estados poderososo y duraderos. En el noroeste de Francia a principios del siglo X, el vikingo Rollón se hizo con el ducado de Normandia, y uno de sus descendientes, Guillermo el Conquistador, derrotaría precisamente a los sucesores de Sven y Canuto para conquistar Inglaterra en 1066. En Rusia, la penetración de guerreros comerciantes suecos, a los que se llamó varegos, propició el surgimientos del primer Estado ruso en torno a Nóvgorod y Kíev, a mediados del siglo IX. Sin olvidar los propios países de origen de los vikingos, Noruega, Suecia y Dinamarca. Que al término de la era vikinga se habían convertido en otros tantos reinos independientes llamados a desempeñar un importante papel en la historia de Europa.


















El Norte, esplendoroso paisaje donde vagan los renos.


El norte de Noruega comprende los tres condados de Finnmark, Troms y de Nordland, es el verdadero Ártico: la tierra del sol de medianoche y la aurora boreal.

Muchas de las instituciones sami más importantes, como el Parlamento, se encuentran en Karasjok. los sami, son los aborígenes noruegos, que tienen su propio idioma y cultura. Estos indígenas cuentan con arraigadas tradiciones de pesca, caza y pastoreo de renos, pero también han adoptado nueva tecnología y formas de vida modernas. En Karasjok hay un parque temático sobre los sami.

la ciudad de Kautokeino es el mayor municipio de Noruega, con una superficie de 9687 kilómetros cuadrados y una población de 3000 habitantes y 100.000 renos. Alta es uno de los mayores centros educativos y de investigación de Noruega septentrional y alberga la Universidad de Finnmark. Lofoten es conocida por sus espectaculares atracciones naturales y su buena pesca. Vadsø es el centro administrativo de Finnmark y tiene oficinas pertenecientes al gobierno estatal, así como al ayuntamiento del condado de Finnmark. El Cabo Norte es el punto situado más al norte de la Europa continental. Noruega septentrional está formada por los condados de Finnmark, Troms y Nordland. A medio camino entre Noruega y el Polo Norte, encontrará las islas de Svalbard.
El paisaje en el Norte de Noruega pasa de montañas alpinas y estrechos fiordos, con prósperas comunidades costeras, a interminable tundra y naturaleza salvaje. Hay montañas que se sumergen en el mar desde más de mil metros en algunos tramos de la costa.
En el norte de noruega puedes disfrutar de diversos safaris de fauna salvaje. En estos safaris puedes observar a las ballenas, águilas, aves marinas y cangrejos reales. Puedes visitar Cabo Norte y sentir la brisa del Polo Norte. Apúntarte a un crucero con Hurtigruten (el Expreso del Litoral), que para en numerosos puertos de Noruega septentrional. Los safaris con motos de nieve y los trineos de perros son actividades populares durante el invierno.
En el verano, la medianoche es una versión atenuada del día. La luz del sol de medianoche le da al paisaje un aspecto mágico y romántico. En invierno el sol nunca sale, lo que le permitirá descubrir la mágica aurora boreal, una espectacular exhibición de luces y colores que bailan en el cielo.

El Sur, la costa azul de Noruega

La ciudad más grande del Sur de Noruega es Kristiansand. A las afueras de Kristiansand encontraras las idílicas islas de Flekkerøy, Oksøy y Grønningen. Estas islas están rebosantes de vida en verano. Otras ciudades importantes son Mandal, Arendal y Skien.
Lindesnes es el punto más meridional de Noruega.


Con sus casas pintadas de blanco enclavadas entre jardines llenos de flores y rocas blanqueadas por el sol, las pequeñas y blancas ciudades sureñas de Lillesand, Tvedestrand, Risør, Brekkestø, Gamle y Ny Hellesund son como perlas ensartadas en un collar. Y luego está Lyngør, que ha sido designado el pueblo mejor cuidado de Europa.


Morgedal es conocida como la cuna del esquí. Al oeste se encuentran Sirdal y Vrådal.

La costa rocosa con islotes e islas es el lugar en el que muchos noruegos tienen sus cabañas de verano. En el interior encontramos áreas agrícolas con viejas granjas y regiones montañosas en torno a Gaustatoppen y Rjukan.

El Canal de Telemark desde Skien hasta Dalen ofrece un paisaje que cambia de costa abierta a montañas, pasando por bosques.

La costa es un buen lugar de recreación y viajes en barco durante el verano. Las áreas del interior le permiten disfrutar del esquí, senderismo, piragüismo, escalada y ciclismo.

En los distritos del interior puede ver iglesias de madera, granjas y museos populares que exhiben algunas de las mejores arquitecturas, artes y artesanía, música y danza de Noruega.

El transporte marítimo era la base económica original para esta región. Muchas personas fueron marineros, pescadores o constructores de embarcaciones. El transporte marítimo era la base económica original para esta región. Muchas personas fueron marineros, pescadores o constructores de embarcaciones.

Noruega Central, historia y tradición

Noruega Central se conoce como Trøndelag, una zona de historia y patrimonio, ríos salmoneros y gente amistosa.

Alrededor de diez habitantes por kilómetro cuadrado viven en esta región. Trondheim es la ciudad más grande.

Trondhein se fundó en el año 997 y fue la primera capital de Noruega. En ella se levanta la catedral de Nidaros. La ciudad minera de RØrosy sus casas de madera se encuentran en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La zona montañosa de Dovre es estupenda para la práctica del senderismo y el esquí.


Trøndelag presenta una naturaleza variada. Desde un litoral rocoso en el norte a través de profundos bosques en la frontera sueca hasta una vasta zona montañosa en el sur. Trøndelag es famosa por sus ríos salmoneros , especialmente el río Namsen.


Uno de los muchos lugares históricos es Stiklestad donde el rey Olav Haraldsen cayó en la batalla de Stiklestad en 1030. Fue enterrado en Nidaros, antiguo nombre de Trondheim, y la Catedral de Nidaros se erigió sobre su tumba. Durante la Edad Media, esta catedral fue lugar de peregrinaje, al mismo nivel que Santiago de Compostela en España. Hoy día, Trondheim es la tercera ciudad más grande de Noruega.


Alójate en una cabañas de pescadores en la costa mientras pasas tus vacaciones pescando en el mar o pesca salmón en uno de los muchos ríos que hay. Ve la representación dramática de la muerte de San Olav en Stiklestad durante el verano. Hay una red amplia y bien desarrollada de rutas para senderismo en el bosque de Bymarka en las afueras de Trondheim. Muy recomendable es que realices un safari del buey almizclero Dovre

El Este, corazón del país


El Este de Noruega es conocido por montañas altas y silvestres en el Parque Nacional de Jotunheimen y la vida urbana en la capital de Oslo.
Oslo es la capital de Noruega y es famosa por su proximidad con los bosques colindantes. La ciudad olímpica de Lillehammer está ubicada en la entrada del valle de Gudbrandsdalen.
Alrededor de la mitad de la población noruega vive en esta región. Gudbrandsdalen es uno de los valles y corta las montañas de este a oeste.

El Parque Nacional de Jotunheimen es un lugar popular para practicar el senderismo y deportes extremos. Tønsberg, Sandefjord y Larvik son bonitas ciudades para visitarlas en verano. El casco antiguo de la ciudad de Fredrikstad es encantador.
El paisaje de Noruega oriental varía desde las montañas más altas de Europa del norte en el Parque Nacional de Jotunheimen hasta los profundos bosques en los que habitan lobos junto a la frontera sueca, pasando por un litoral rocoso al sur de Oslo.
El senderismo en las montañas es una actividad muy popular. Hay sendas marcadas y una buena selección de cabañas que ofrecen alojamiento. Esta parte del país también cuenta con estaciones de esquí. Disfruta del piragüismo en Sjoa o únate a una visita guiada de la ciudad en Oslo. El parque de esculturas de Vigeland es algo que no debes perderte cuando visites la capital.

El Oeste, Modelo noruego en todo su espelndor


Explora el fácil acceso a fiordos y montañas en el Oeste de Noruega. La zona ofrece senderismo, excursiones por los glaciares, pesca y ciclismo.


Partiendo del norte, Kristiansund y Ålesund son conocidas por sus bacaladas y arenques. Ålesund también es famosa por su arquitectura estilo Jugend. Molde es la ciudad de las rosas y en la que se celebra un festival internacional de jazz. En Bergen no puedes perderte el Bryggen (el muelle hanseático), la lonja de pescado y el funicular Fløibanen. Stavanger tiene la mayor área de casas de madera de Europa y destaca como la capital Noruega del petróleo.

Los fiordos son canales de agua que penetran profundamente en las montañas desde la costa. Donde terminan las llanuras, las montañas se sumergen varios cientos de metros en el océano, formando los famosos fiordos noruegos. Cada fiordo tiene sus propias características. Un fiordo es una profunda vía navegable que penetra desde el océano hasta las montañas. Fueron excavadas por las sucesivas edades de hielo.

Las cataratas más altas se encuentran en el fiordo Geirangerfjord, mientras que Sognefjord es el segundo fiordo más largo del mundo. Las formaciones montañosas situadas en torno al fiordo Lysefjord son famosas, especialmente el Púlpito (Prekestolen) es fascinante.
La mejor forma de disfrutar de los fiordos es hacer un crucero. Varias empresas ofrecen cruceros de medio día o un día completo, y las líneas de cruceros internacionales hacen paradas en numerosos puertos de los fiordos. El senderismo por las montañas y los paseos guiados por los glaciares son actividades muy populares.

Patrimonio de la Humanidad en Noruega

Los siguientes seis lugares han sido elegidos por la UNESCO cono Patrimonio de la Humanidad:
  • El muelle Bryggen en Bergen. Características y hermosas son las filas de casas paralelas y protegidas a orillas del mar en el centro de Bergen, erigidas durante el tan legendario periodo Hanseático. Se ha mantenido el estilo arquitectónico durante 900 años.
  • Iglesia de madera de Urnes. Las iglesias de madera representan la mayor contribución noruega a la arquitectura mundial y son los edificios de madera más antiguos y mejor conservados de Noruega. La iglesia de Urnes fue construida entre los años 1150 y 1200, y es de las pocas iglesias de madera que figuran en la lista de la Unesco.
  • El pueblo minero de Roros. Roros es absolutamente único en el ámbito internacional porque está construido totalmente de madera. Las granjas del pueblo minero y campesino de los siglos XVII y XVIII han conservado mucho de su carácter original. Durante 250 años. Roros fue una de las ciudades mineras más importantes de Noruega.
  • Grabados rupestres en Alta. En Alta se encuentra la mayor y más famosa colección de grabados rupestres de todo el norte de Europa, realizados por cazadores nómadas. Más de 3000 figuras en los cuatro espacios de pinturas rupestres descubiertos; muchas de las figuras ostentan una alta calidad artística y están muy bien conservadas.
  • El archipiélago de Vega. Un total de 1037 metros cuadrados de islas, islotes, escollos y mar en el término municipal deVega, en la costa de Helgeland, representan un paisaje cultural abierto y único de mar y tierra. Vega muestra a su manera cómo generaciones de pescadores y campesinos han conservado a lo largo de 1500 años una sociedad llena de fuerza vital.
  • Los fiordos Geirangerfjorden y Naeroyfjorden. Ambos fiordos figuran en la lista de Patrimonio de la Humanidad como primera atracciones naturales noruegas. Los fiordos, entre los más extensos y profundos del mundo, se formaron durante varios periodos glaciares. Entre ambos se encuentra el glaciar Jostedalsbreen, el mayor de la Europa continental.
  • El arco de Struve. El arco se constituye en 34 hitos o vértice para mediciones geodésicas que se encuentran repartidos en 10 países de Europa del norte y del este. El sistema de puntos fue construido por iniciativa del astrónomo Friedrich Georg Wilhelm, el cual llevo a cabo una investigación en 265 puntos, entre el océano ártico y el mar negro desde 1816 y 1855. Los resultados de esas investigaciones permitieron establecer la forma y tamaña exacto del planeta y significó un paso importante en el desarrollo de la ciencia geológica y en el trazado de mapas topográficos.

Videos

Aquí van algunos vídeos, de muchoviaje.com y de la página de turismo de noruega, visitnorway.com, que me han parecido interesantes. Disfrutar de ellos.

NORWAY IN A NUTSHELL



FIORDOS NORUEGOS



NORUEGA, EL PODER DE LA NATURALEZA




Pamplona - Madrid - Praga - Oslo

El día preveía ser largo, salíamos de casa rumbo al aeropuerto de Pamplona sobre las 6 de la mañana, nuestro vuelo tenía que despegar cincuenta minutos después rumbo a Barajas, donde teníamos que tomar otro con destino a Praga tres horas más tarde. Ya en el aeropuerto de Praga aprovechamos para comer, disponemos de cuarenta minutos antes de coger el último de los aviones que nos llevará a nuestro destino final, Oslo. Debido a la falta de tiempo engullimos nuestros bocatas a toda prisa antes de embarcar. Y finalmente sobre las 17 horas aterrizamos en Oslo, inicio y posteriormente final de nuestra aventura Noruega.

Nada más recoger nuestro equipaje, nos dirigimos a buscar el coche que habíamos alquilado con antelación desde España con la compañía Sixt, aunque a través de la web benelux, como siempre que alquilas un coche, tú alquilas un determinado modelo y ellos te entregan el que les da la gana, en este caso nosotros salimos ganando puesto que nos entregan un mazda 6 familiar, un cochazo. Cargamos las maletas y las mochilas, (parecía que nos mudábamos a Noruega para siempre, 2 maletones y 3 mochilas) en el coche y nos ponemos rumbo a Oslo.

La capital Noruega, con más de medio millón de habitantes, lo que la convierte en la ciudad más grande del país, es un lugar interesante y bien diferente al resto de capitales del centro y sur de Europa. Como casi todas las ciudades Noruegas, está situada al fondo de un fiordo. Es una ciudad hecha a la medida humana, acogedora y abarcable, toda la ciudad puede recorrerse tranquilamente a pie, y esta sin duda es la mejor manera de conocer el verdadero Oslo.

Oslo es la capital escandinava más antigua, aunque no es la ciudad más antigua de Noruega, que es Trondheim. Después del incendio de 1624, que destruyó casi toda la ciudad, el rey de Dinamarca y Noruega Christian IV edificó una nueva ciudad a la que llamó Christiania, nombre con el que se le conoció hasta 1925.

Lo primero que hacemos antes de conocer la ciudad es dirigirnos al parque Vigeland, un fantástico parque, especialmente interesante por las 200 esculturas que expone el escultor noruego Gustav Vigeland. Todas las esculturas son de granito y bronce y representan todas las facetas del carácter del ser humano, así como su vida en general. Pero además al ser sábado, hemos podido ver que se trata de un lugar al que los habitantes de Oslo se acercan a pasear a jugar al cricket e incluso a hacer barbacoas. La verdad es que estaba muy animado, y hemos podido disfrutar de un alegre paseo.

Al llegar a la ciudad hemos aparcado el coche en un parking situado detrás del ayuntamiento o Radhus, que además ha sido nuestro inicio de un agradable paseo por Oslo. El ayuntamiento es un edificio moderno, y a mi juicio feo, de los años 50 y que casi tardaron en construirlo 20 años, no sin alguna polémica, puesto que los lugareños afirmaban que afeaba la zona, algo que comparto de pleno.

Continuamos nuestro paseo por el puerto, una zona muy animada, llena de terrazas y bares,
desde donde puedes observar la fortaleza de Akershus, uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Decidimos dejar su visita para el final de la tarde, sí nos da tiempo, a para el último día. Finalmente no nos dio tiempo. También en el puerto se encuentra el edificio donde todos los años se entrega el premio Nobel de la Paz.


Siguiendo con nuestro paseo hacía el centro de la ciudad encontramos el Parlamento Noruego o Stortinget, un bonito edificio de 1866, situado frente a una agradable arboleda. Desde el parlamento nos dirigimos hacía la catedral o Domkirke, que como en casi todos nuestros viajes, la estaban arreglando y estaba llena de andamios, los que no conseguían disimular el poco atractivo del edificio.

Desde aquí nos dirigimos al Palacio Real por la calle más famosa y concurrida de todo Oslo, El
bulevar Karl Johans Gate. La calle principal de Oslo y que se extiende entre el Palacio Real y la estación de tren. En esta calle es donde se encuentran los cafés más elegantes y caros de Oslo y el Grand hotel, uno de los principales edificios del bulevar. En uno de los extremos de la calle, sobre una pequeña colina se encuentra el Palacio Real, donde visitamos sus jardines.

Se nos había echado la tarde encima y sobre las 21 horas decidimos poner fin a nuestra visita a la capital Noruega.

Oslo - Evje













Hoy será uno de los días en los que más tarde comenzamos a movernos. Lo primero que hemos hecho ha sido tomar un copioso desayuno noruego a base de fiambre, huevos pasados por agua, tomate natural, zumo, café y cola cao, y todo esto en compañía de un muchacho madrileño que estaba de camarero en el hihostel y con el que estuvimos charlando un rato. Sobre las 9 de la mañana nos ponemos en marcha. Nuestra primera intención era ir hacia Evje por el sur, pero finalmente decidimos ir por la zona del Telemark, así nos lo habían aconsejado.

Nuestro primer destino del día era Kongsberg, una de las ciudades más bonitas de la comarca.
También se puede denominar como pueblo fantasma, porque la primera persona que vimos fue pasada las 10 de la mañana y llevábamos en rato visitando la ciudad. Lo más atractivo de la ciudad es la iglesia y el museo minero (que no visitamos), ya que Kongsberg, antiguamente fue un importante pueblo minero, en el que se descubrió unas vetas de plata pura. A ocho km de la ciudad se encuentran las minas de Saggrenda, que se pueden visitar, y para allí que nos fuimos.
Realizamos una apasionante visita guiada de una hora y media, en la que nos adentramos a más de 2000 metros de profundidad, y donde hacía un frio que helaba las ideas, 7ºC.

De camino a Notoden, paramos a comer en una caseta en un área de descanso de la carretera. El pequeño parking improvisado delante de la caseta, estaba repleto de coches y motos y eso nos hace pensar que darían bien de comer. Bien no nos dieron desde luego, hamburguesa y salchicha pero nos divertimos un rato con el hindú que regentaba el local, que se empeño en enseñarnos noruego. Como imaginareis, salimos hablando el mismo noruego que cuando entramos en la caseta.

Lo único por lo que merece la pena llegar hasta Notoden es por su espectacular iglesia medieval
de madera, y la mayor de Noruega. La iglesia Heddal en forma de pagoda, data del siglo XIII, es una de las mejores iglesias para visitar del país. Estuvimos un buen rato andando por los alrededores de la iglesia sacando fotos, hasta que tuvimos nuestra primera experiencia con las tormentas noruegas.

En menos de lo que te puedes imaginar cayó una tromba de agua impresionante, y tuvimos que refugiarnos dentro del coche hasta que paro de llover, luego pusimos rumbo al Canal deTelemark o Telemarks Kanalen. Este canal se inició en 1861, con la trasformación del sistema hidrográfico de Skienvassdraget en el canal Skien - Nordsjo, y finalizó en 1891, con la creación del canal Nordsjo - Bandak. Unidos los dos nació el canal de telemark. Este canal es un importante atractivo turístico de la zona y teníamos ganas de verlo. Pero por un lado la lluvia, que incluso nos obligo a detenernos un rato, a un lado de la carretera junto con más coches y por otro lado la niebla, nos impidió poder disfrutar de él.

Se nos hizo un poco tarde y decidimos poner rumbo a evje, donde nos alojamos en un pequeño bungaló con literas, a las afueras del pueblo. Decidimos ir al centro para buscar un sitio para cenar, pero después de dar alguna vuelta buscando algún local donde poder comer algo, tuvimos que cenar nuevamente hamburguesa y salchicha en otra caseta, como a la mañana, regentada por un Noruego muy afable, que hablaba castellano, puesto que había estado estudiando en Honduras. Y nos aconsejo sobre el recorrido del día siguiente, y para nada se parecía al que teníamos pensado. Ahora, antes de dormir toca trazar el nuevo itinerario, para mañana.



Evje - Preikestolen

Por la mañana temprano, partimos rumbo a Stavanger, la noche anterior habíamos decidido hacerle caso al dueño del local donde cenamos y en lugar de ir por la costa y visitar Kristiansand cogimos la carretera 42 y fuimos directos a Stavanger, pasando por muchísimos pueblos pequeños.

Stavanger es la cuarta ciudad más grande de Noruega, lo que en un país con tan poca población quiere decir 100.000 habitantes. Es una ciudad muy acogedora, de la que recomiendo disfrutar tranquilamente paseando entre sus barrios de pequeñas casas de madera, con múltiples macetas en puertas y ventanas, con calles completamente adoquinadas.

Recorriendo sus calles se respira ese aire especial que tienen todas las ciudades portuarias nórdicas. De hecho en Stavanger es donde por primera vez en el viaje vemos algo de movimiento comercial.
Damos un bonito paseo por el Gamle Stavanger, o lo que es lo mismo el casco viejo de la ciudad. Es uno de los barrios de casas de madera mejor conservados de toda Noruega. Posteriormente fuimos al puerto, donde se pueden obsrvar los antiguos almacenes, hoy convertidos en bares y restaurantes.

Antes de seguir con nuestro viaje decidimos parar para comer algo, y como ya nos había ocurrido el día anterior las alternativas que se podían barajar no eran muchas. Un supermercado, hamburguesa, salchicha o restaurante en el puerto con precios prohibitivos. Finalmente nos decantamos por comer en una cafetería de un centro comercial situado detrás del puerto. Aquí por dos platos de pasta, hermosos eso sí, nos sablaron cerca de 30 eurakos...

Continuamos con nuestra visita a la ciudad y nos acercamos a ver la catedral, situada de cara al mar, para según dicen, dar la bienvenida a los marineros que llegaban a puerto. La catedral data del siglo XII, edificada en piedra, es simple y sobria pero muy bonita como corresponde a los templos románicos.

Y para terminar nuestra visita a Stanvanger dimos una pequeña vuelta por la orilla del lago Breiavatnet, que curiosamente se parece mucho al lago que hay en el centro de Reyjkavik.
Nos dirigimos al puerto a buscar el Ferry que nos llevaría a nuestro siguiente destino, no sin antes, perdernos durante un rato por la ciudad, con el coche en busca de algún letrero que nos indicase la dirección a tomar. Este iba a ser el primero de los muchos ferris que tomaremos en estas vacaciones. Un tranquilo viaje de 40 minutos que nos llevará directos a Tau, a los pies del fantástico fiordo Lysefjorden y el archiconocido Preikestolen, Roca del púlpito.

Nos alojamos en un refugio de montaña en la misma orilla del lago Svortingsvatnet, las vistas desde el salón donde cenamos, yo salmón noruego, son fabulosas, aunque ha empezado a llover y se ha echado un poco de niebla en la cumbre del monte, esto trastoca un poco nuestros planes, que eran subir hoy a la tarde el Preikestolen y mañana pronto salir rumbo Bergen. Pero tendremos que ascender mañana por lo que después volveremos a Stanvanger a tomar un Ferry que nos lleve directos a Bergen.

Esta vez no hemos traído el repelente de mosquitos, y aquí comprobamos que te devoran. Sobre las 22 horas empieza a levantar la niebla, buen presagio para el largo día de mañana. Pero antes Ascensión al "Púlpito"


Preikestolen - Bergen

El día amanece según los presagios de la noche anterior, medio bueno, al menos no llueve. Lo primero que hacemos es desyunar bien, por delante tenemos la ascensión a Preikestolen, 4 km de subida, 2 horas de caminata para subir, por un recorrido no tan sencillo como dicen algunas guías, con dos partes sobre todo bastante complicadas puesto que no es sendero por donde debes andar, sino piedras desprendidas. Iniciamos el recorrido alrededor de las 8:30 de la mañana y llegabas a la cima alrededor de las 11:30. Y desde luego que la caminata ha merecido la pena enormemente.

El Púlpito es una roca de 604 metros de altura. La cima del risco tiene una superficie de 25 metros cuadrados, y es prácticamente plana. Posiblemente sea uno de los peñascos más fotografiados del mundo. Una vez arriba se ve claramente la forma de la roca, prácticamente cuadrada, y con tres de sus lados cayendo sobre el fiordo. De hecho, el nombre se lo dio un excursionista que se dio cuenta que la forma es igual a la de los púlpitos de las iglesias. A los pies de El Púlpito se puede observar el fiordo Lysefjord, que con una longitud de 40 km es uno de los fiordos más espectaculares de Noruega, o al menos así nos parece a nosotros, gracias a sus paredes verticales, que se precipitan hacia el agua, en ocasiones a más de 1000 metros de altura.

Después de descansar un rato, comer algo de galletas para recuperar las fuerzas, hacer miles de fotos y sobre todo poner a prueba nuestro vértigo asomándonos al precipicio, iniciamos el descenso hacia el coche. Una vez abajo nos esperan todavía 4 horas de conducción hasta Bergen.

La noche anterior decidimos volver a Stavanger para coger un ferri que nos llevase directamente a Bergen, con la intención de ahorrarnos las 4 horas de coche. Así que nos dirigimos a Stavanger, pero en las taquillas nos aborda el primer contratiempo del viaje. Después de hacernos 1 hora de coche retrocediendo en el camino, nos dicen que este ferri no transporta coches, solamente lleva pasajeros...por lo tanto tuvimos que continuar por carretera nuestro viaje.

Tras casi 4 horas de coche, dos ferris más por el camino y otro sandwich para comer, una impresionante tormenta nos da la bienvenida a Bergen.
Lo primero que hacemos es alojarnos en el hihostel que habíamos reservado. Estaba en el centro de la ciudad, a menos de 5 minutos andando del puerto. Después de dejar las maletas en la habitación y aparcar el coche en la calle, pero en zona azul, aunque es domingo y hoy no tendremos que pagar, mañana ya veremos...
pasamos por información y turismo, para informarnos de que es lo más interesante para ver y para hacer ya que aquí estaremos dos días.

Bergen se conoce como la puerta de los fiordos, es la segunda ciudad del país, y antigua capital del mismo. Nacida en el siglo XI como centro comercia, aún conserva vestigios del pasado. Como buena ciudad nórdica, tiene en el puerto uno de sus principales atractivos. Y justo enfrente se levanta el barrio de Bryggen, un ejemplo de arquitectura en madera, y declarado patrimonio mundial.

Este barrio será nuestra primera visita a la ciudad. Entrar por el callejón junto a la casa que tiene un unicornio en la fachada, es la parte más antigua de la ciudad, posteriormente callejeamos un poco por el barrio que está justamente detrás, enfrente de la salida del tren cremallera, en la falda del monte Floyen. Un Barrio muy parecido a los de Stavanger, con calles estrechas, casas blancas de madera y suelos adoquinados. En un supermercado de este barrio aprovechamos para hacer algo de compra para cenar, la habitación tiene cocina y tenemos la intención de aprovecharla. Ya de camino hacia el alojamiento paramos para ver Mariakirken, iglesia románica del siglo XII y edificio más antiguo de Bergen.

Una vez en el hostal nos preparamos la cena, que por fin comeremos algo caliente que no sea hamburguesa o salchicha. Nos preparamos unos platos de pasta que nos saben a gloria, mientras hacemos recuento de los granos que nos ha dejado la visita al preikestolen, en mi caso, solamente en las piernas 35, y en los brazos no cuento de aburrimiento. Lo curioso es que a Nerea no le ha picado ninguno, !mamones¡